59 Aniversario, Corporación Iglesia de Dios Voz en el Desierto
330
post-template,post-template-elementor_header_footer,single,single-post,postid-330,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,elementor-default,elementor-template-full-width,elementor-kit-255,elementor-page elementor-page-330

59 Aniversario, Corporación Iglesia de Dios Voz en el Desierto

¿59 Aniversario? ¿será tiempo de realizar alguna celebración? Estas preguntas parecen hacer mucho ruido a la hora de proyectarnos en cada una de las actividades que muchas veces pensamos realizar. La pandemia, el distanciamiento social y por cierto, la situación económica no es la mejor. Los recursos están escaseando, y las personas en sus casas están pidiendo auxilio. ¿por qué celebrar entonces?

Viene a mi mente, que Dios siempre solicitó conmemorar los hechos importantes que él realizó en favor de su pueblo. En el libro de Levíticos capítulo veintitrés, se establecen las fiestas o momentos conmemorativos, en que cada miembro del pueblo debía participar, pero además en el verso cuarenta y tres en relación a una fiesta de ellas, pero que en ella demuestra la tónica de la relevancia del significado que esto tenia también en las otras celebraciones, le dijo: “Esto le recordará a cada nueva generación de israelitas lo que yo hice…” por lo tanto, Dios esta interesado en que las siguientes generaciones sepan lo que Dios ha hecho en su pueblo. Aún cuando Moisés no estaría presente, ni los testigos oculares de los hechos; el pueblo no debía desconocer su origen, y cómo Dios los había ayudado. La intención notoriamente no era la de crear una forma de inmortalizar a las personas que participaron de este momento, sino que debía orientar a las siguientes generaciones que quien debe ser engrandecido es el Dios que tomo a esas personas y los guió para ser usados en favor de cada uno de nosotros hoy.

Hoy es Primero de Junio, para nosotros quienes somos parte de la Iglesia de Dios Voz en el Desierto, una fecha importante. Conmemoramos que hace cincuenta y nueve años, comenzó una nueva forma de hacer iglesia en nuestro país. Principalmente basado en la identificación plena con el Nombre que es sobre todo Nombre, Jesús y con una búsqueda profunda e intima de una relación guiada por el Poder del Espíritu Santo. Nuestro Apóstol Jose Ignacio Fuentes, junto su esposa Graciela Donoso, toman la firme decisión de servir a Dios hasta cumplirse el anhelo de su corazón “Chile para Cristo”, junto a su familia realizaron la obra de Dios. Sus hijas e hijos continuaron este legado. Muchos pastores y sus familias creyeron a la visión, trabajando incansablemente para que la Palabra se transmitiera a cada rincón del país como también cruzando las fronteras de este. El listado seria enorme de quienes han colaborado a lo largo de los años, algunos visibles como también un ejercito invisible a los reconocimientos públicos, pero siempre observados por el que todo lo ve.

Muchas iglesias han nacido de esta organización, y en la mayoría aún reconocen sus raíces. No se puede olvidar de dónde comenzamos.

Su hijo el Obispo Felix Fuentes Donoso, continuó con la labor obispal junto a su esposa Maria Ester Bravo. Trabajando fuertemente por que la iglesia sea impulsada a un siguiente nivel. Hemos pasado momentos complejos, Dios nunca dijo que la Iglesia no fuese a sufrir, al contrario, siempre dijo: “tendrán aflicción… pero confiad yo he vencido al mundo…” sigue resonando en nuestros oídos.

Hoy en el 2020, pastores que en su mayoría nacimos dentro de esta iglesia, hemos tomado el desafió de seguir con la visión del apóstol y luego del Obispo, para llevar a la iglesia a que sea relevante en el tiempo que nos corresponde trabajar en la obra. Estamos conscientes de los cambios a los cuales estamos expuestos a experimentar, primero con el estallido social de octubre del 2019 y luego con la llegada de la pandemia en marzo del 2020. Pero esto sólo ha hecho en nosotros darnos cuenta que el mismo Dios que ha estado presente por los diversos momentos y desafíos que ha vivido la iglesia desde Pentecostés en el primer siglo hasta ahora y en lo particular, quien ha estado durante los 59 años de esta organización en nuestro país, sigue estando presente. ¡Con Dios todo es posible!

¿Conmemoración hoy?, ¡por supuesto! Hoy más que nunca traeremos a la memoria que nuestra ayuda ha sido Dios. Traeremos a la memoria que cada generación que ha sido parte de esta corporación, supo enfrentar la adversidad y salir victoriosa. Para nosotros no será la excepción, en medio de este momento histórico que vive nuestro país, la iglesia está llegando a la mayor cantidad de hogares que en toda su historia soñamos que podríamos llegar. Por el uso de las redes sociales, estamos presentes en el interior de las casas, familias, oficinas, etc. La Palabra no está siendo predicada solo en nuestros púlpitos, sino que donde están las personas que necesitan a Cristo. Dios esta derramando el Espíritu Santo sin nuestra intervención imponiendo manos, el esta llenando, sanando y libertando por el poder de su Palabra y su Espíritu Santo. ¿Cómo vamos a celebrar, si las iglesias están cerradas? No, y otra vez digo No!!!, La iglesia esta más abierta que nunca en toda su historia. Está presente con el necesitado y angustiado, esta con el que esta solo y decepcionado, esta presente en más lugares, la iglesia somos nosotros. ¡Chile para Cristo! Es una realidad.

Para finalizar, quiero decirles, estamos conscientes de lo que estamos pasando, por ello debemos conmemorar, no podemos olvidar que Dios tiene un sueño con este país y el mundo entero, no nos abandonará hoy. Iglesia, ALIENTO!!! Sí, Él es quien nos alienta, no hay otra solución para este mundo más que Jesús. Con Jesucristo es suficiente.

¡Feliz aniversario amada Iglesia!

Atte.

Fabián Aurelio Cabrera Pérez / Pastor Presidente Corporación Iglesia de Dios Voz en el Desierto