Terremotos

Posted by | septiembre 21, 2015 | Blog | No Comments

Jesús en Mateo 24 predice los eventos futuros, las señales del tiempo del fin. Y una de esas señales fue lo que vivimos este miércoles 16 de Septiembre  mientras estábamos en nuestro Templo Central tomados de la mano frente al altar orando por nuestra nación, gobernantes, enfermos y construcción.

El Terremoto 8.4 que nos azoto nos vuelve a confirmar que la palabra de Dios sigue siendo fiel, real y verdadera. Cuán importante y necesario es permanecer fiel a la casa del Señor, al igual como lo anhelaba el Salmista (27:4-5)

Una cosa he demandado a Jehová y esta buscare que este yo en la casa del Señor todos los días de mi vida. Pues El me ocultara allí cuando vengan las dificultades, me esconderá en su santuario, me pondrá en una Roca Alta donde nadie me alcanzara.

Ninguno de nosotros, nadie puede predecir cuándo un nuevo terremoto llegara y menos cuanto será su duración, donde será el epicentro que es el lugar donde se origina el terremoto y menos predecir su intensidad.  Entonces debemos imperiosamente edificar nuestras vidas y las de nuestros hijos sobre la Roca que es Cristo Jesús.  Cuando vengan los tiempos difíciles, las pruebas, las dificultades, enfermedades nada te podrá vencer.

Nosotros que vivimos en el país más sísmico de la tierra, sabemos que los cimientos, lo que no se ve dan estabilidad al edificio, no es su hermosura exterior, ni los finos materiales que se puedan usar, sino estar sobre la roca.

Venir al templo central y escuchar la palabra del Señor, no construye una casa, aunque la Fe viene por el oír y el oír palabra del Señor, sino al ponerla en acción la prueba dirá dónde está tu fundamento. Jesús dijo que debíamos ser hacedores de su palabra.  Que la practiques y la hagas realidad cada día.

Al mirar el edificio que con la ayuda de Dios estamos construyendo en nuestra Iglesia Central,  puedo decir que estamos seguros, ya que nada se vino a tierra, no se hizo ninguna trizadura, porque lo que no se ve, el enorme fundamento que se puso alrededor lo mantuvo en pie. Nadie soñó que este nuevo terremoto les arruinaría sus vidas para siempre y que la celebración de nuestro aniversario Patrio no sería igual.

Recuerdo el terremoto de 1960 en Valdivia, luego maremoto, el día domingo 30 de marzo de 1985, donde tuvimos que reconstruir nuestro templo central, el terremoto de 1997 en el norte, el  27 de febrero  del 2010  cambio el eje de la tierra edificios nuevo cayeron, tsunamis destruyeron ciudades enteras, Abril 2014 en Iquique, y este del 16 de Septiembre

Amada Iglesia de Dios Voz en el Desierto,  es hora que nos aseguremos que estamos construyendo sobre la roca y venga lo que venga, nos vamos a mover como lo hemos vivido en todos los movimientos sísmicos anteriores pero no caeremos. La mejor inversión para la vida presente y futura, es en el Reino de Dios y de no abandonar la casa del Señor.

No sabemos lo que nos deparara el futuro, pero si conocemos y servimos al Dios único que sostiene el mundo y el futuro en sus manos vale la pena de estar bajo la Sombra del Altísimo y cubierto bajos sus alas.

Les insto más que ayer a continuar hasta llegar a la Meta y con la visión que Dios nos ha dado, sigamos sirviendo y apoyando la obra de Dios en cada lugar en donde Dios los ha plantado, sin retroceder porque la victoria es nuestra

Su Obispo, Felix I. Fuentes

Presidente Corp. Iglesia de Dios Voz en el Desierto

About Iglesia Voz en el Desierto